"DE SEIS A OCHO" (Cuaderno Literario de La Tertulia Literaria de Guardamar)

sábado, 19 de diciembre de 2015

"TERNERA TERIYAKI" DE JAVIER BUENO JIMÉNEZ DE LA TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR, RELATO PUBLICADO POR EL PERIÓDICO GUARDAMAR DIGITAL EL 16-12-2015

16-12-2015


Ternera Teriyaki

Pedro se había pasado toda la semana rondando a Laura, una chica nueva del departamento de postventas que tenía locos a todos los “tíos” de la compañía. Era conocida por “ La dama de Shangai”, debido a su afición por la comida oriental. Todos los días en que se quedaba a comer en la oficina no fallaba “ Tele Sushi” y té verde con miel. Pedro planeaba invitarla a una cenita íntima en un japonés recién inaugurado,  luego unas copitas en un pub de moda, la última  en casita, y .... bueno el no estaba nada mal. Ante la propuesta de ir al ”Mikado lounge”, Laura no pudo resistirse. Por fin llegó el día. Una chica menudita con sonrisa programada les acomodó en una mesa para dos. Había en total una docena de mesas, de las cuales ocho ya estaban ocupadas. Seguidamente, les entregó sendos abanicos de color negro. Pedro se apresuró a decir:
-       Gracias, yo no tengo calor
-       No, señor, no calor, abrir abanico, abanico ser carta para ver comida.
-       Que torpe, sí claro je je...
-       Puedo recomendarle la ternera Teriyakí especialidad del chef
-       Ternera, no, va a ser demasiada carne esta noche je.. je..
A lo que Laura replicó
-       ¿Que quieres decir? Me parece que tienes una gracia un poco patosa
-       No mujer, es una tontería, pide tú que tienes mas costumbre
-       Pues tráiganos un menú degustación, así lo probamos todo
-       Está bien señores, muchas gracias.
Pedro se quedó un poco desconcertado, pensando que había hecho el ridículo. Bajo la vista y bebió un poco de agua. De pronto su cara, experimentó una profunda transformación de sorpresa y angustia. Laura le preguntó asustada.
-       ¿Qué pasa?
-       Habla bajo, pasa que han entrado dos tíos con la cara tapada con una media, que veo una pis... pis... pistola y el otro lleva un cuchillo de monte. ¡No te muevas!.... ni te des la vuelta. Coño... coño... mierda.
De pronto una voz se alzó y gritó:
-       Estén tranquilos, si colaboran no pasará nada, solo queremos los objetos de valor que puedan llevar encima. Si no hacen ninguna tontería nadie saldrá perjudicado. Ahora vayan bajando por la escalera a los aseos y quédense desnudos.
Los gritos empezaron a sucederse.
¡Hay mi cadena de oro!, la que fue de mi madre, a mi no me la quitan, yo me la trago, yo me la trago..
-       Pero que dices, ¡chalada! Te quieres ahogar
-       Yo no me quito la ropa, sinvergüenzas
-       ¡Pilar, guárdate el anillo ahí!
-       Ahí ¿Dónde?
-       ¡Dentro del coño! Joder...
-       ¡Que basto eres! Ni en público te moderas, eres un asqueroso!
-       Dios mío que noche, a mí me da un ataque, ¡Que mala me estoy poniendo! Hay que mala, no puedo respirar.
-       Manolo, Manolo... me he hecho pis, que vergüenza con lo limpia que soy yo.
-       En la cisterna, quita la tapa y vamos ha echar los billetes dentro.
Los atracadores bajaron  con una bolsa de plástico, y pidieron a todos que echaran dentro los bolsos y carteras. Y que se metieran todos en los dos servicios y no salieran hasta pasados diez minutos.
-       Pero si no cabemos, es imposible
-       ¡Ayyyy! Que calor, no se puede respirar, creo que voy a vomitar
-       Ni se le ocurra vomitar
-       Es la última vez que vengo a un sitio pequeño a comer, cuando quieras cenar fuera de casa al “MacDonals”
Pasados diez minutos, fueron saliendo del local. Pedro le dijo a Marta si quería ir a su casa aunque fuera a tomar una tila. Marta le dijo a Pedro que en una larga temporada no saldría a cenar fuera de casa. Un buen video, “Telepizza” y cualquier cosa.     
                                                                                            
Javier Bueno Jiménez               


No hay comentarios:

Publicar un comentario