"DE SEIS A OCHO" (Cuaderno Literario de La Tertulia Literaria de Guardamar)

viernes, 15 de enero de 2016

"AMIGO FÉLIX", RELATO DE JESÚS FERNÁNDEZ ESCRICH DE LA TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR, PUBLICADO POR EL PERIÓDICO GUARDAMAR DIGITAL (13-01-2016)

Publicado 13-01-2016


AMIGO FÉLIX                                                                            Jesús Fernández Escrich

          Treinta y cinco años después de la trágica muerte del Dr. Félix Rodríguez de la Fuente y sus colaboradores, Teodoro Roa y Alberto Mariano, se han sucedido actos de recuerdo y homenaje a estos hombres que dedicaron su vida a estudiar el mundo natural que nos rodea, y  darlo a conocer al gran público, de una forma tan técnica y a la vez sencilla, como no se había hecho nunca  en nuestra historia televisiva.
          Yo he querido sumarme humildemente a este homenaje, y decidí apoyarme en el realizado por un muy conocido programa llamado “Cuarto Milenio”. Su equipo humano al frente de su director, Iker Jiménez, emitió un largo monográfico, en el que abordaron muchos y variados aspectos de la historia (inclusive las extrañas circunstancias del accidente que les costó la vida) de ese equipo de investigadores que, probablemente, no volverá a constituirse jamás.
          Deseo hacer hincapié en un comentario muy concreto que el Sr. Jiménez vertió en su programa, y que me pareció sumamente interesante, pues lo desconocía. Resulta que Félix, el “amigo de los animales”, el científico analítico que buscaba explicaciones lógicas para el comportamiento de los seres vivos en conjunto, este hombre… creía en la vida extraterrestre; creía en el alma humana y su trascendencia; en la interacción entre las personas a través de esa especie de red invisible, intangible, que se ha dado en llamar “mente universal” o “inconsciente colectivo”; creía en la interrelación entre todos los seres vivos y el Universo, y esto reorientaba los proyectos futuros del naturalista en otra dirección.
          Al parecer, deseaba profundizar mucho más en estos aspectos del ser humano; que los maravillosos documentales sobre la Naturaleza que nos legó, fueron una especie de entrenamiento para acometer con más seguridad y maestría los proyectos referidos. En este sentido, creo  que la serie de películas que estaba filmando en Alaska eran ya una primera incursión en ellos; porque, ciertamente, el meterse de lleno en esa carrera de trineos se puede considerar como un auténtico estudio antropológico: ¿Qué llevaba a un grupo de personas a participar en la aventura de  internarse en inhóspitos bosques, helados, en soledad casi total, solamente acompañados por el pequeño grupo de perros que arrastran el trineo? Perros, no lo olvidemos, descendientes de los lobos, esos mismos que siguen habitando aquellos parajes, y que tanto apasionaban a Félix.
          Acaso fuese, sencillamente, el afán por recuperar algo que parece hemos perdido: la conexión del Hombre con la Naturaleza, con la Madre Tierra, Gaia, que nos ha parido y alimenta, y  a quien nosotros devolvemos sus favores tratándola de manera inmisericorde.
          Félix fue un ejemplo vivo, y en su época nació una multitud de vocaciones. Gran parte de los naturalistas de hoy se forjaron gracias a su trabajo y el de su equipo. Pero, con ello y todo, los poderes que rigen el mundo no han sido tocados por su varita mágica, y siguen buscando el rápido enriquecimiento a costa de la degradación de nuestro planeta,  única casa que poseemos.
          Treinta y cinco años. Siete lustros. Han transcurrido como un soplo y, desde aquel fatídico día en las gélidas latitudes de Alaska, la Tierra continúa llorando la pérdida de tres hombres y el desmembramiento de un equipo consagrado al estudio de la Vida, con mayúsculas; de un equipo de mujeres y hombres ya mítico, porque ellos sí habían reencontrado su conexión con el Todo.
          Que el ejemplo del equipo de “El Hombre y la Tierra” no caiga en el olvido; que sea asumido por quienes tienen en sus manos la posibilidad de hacer las cosas mejor, porque sólo así podrá salvaguardarse la supervivencia de esta especie que, irónicamente, se ha dado a sí misma el nombre de “Homo sapiens sapiens”.
          Félix, Teodoro, Alberto, siempre entre nosotros.

                                                                                          

sábado, 19 de diciembre de 2015

"TERNERA TERIYAKI" DE JAVIER BUENO JIMÉNEZ DE LA TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR, RELATO PUBLICADO POR EL PERIÓDICO GUARDAMAR DIGITAL EL 16-12-2015

16-12-2015


Ternera Teriyaki

Pedro se había pasado toda la semana rondando a Laura, una chica nueva del departamento de postventas que tenía locos a todos los “tíos” de la compañía. Era conocida por “ La dama de Shangai”, debido a su afición por la comida oriental. Todos los días en que se quedaba a comer en la oficina no fallaba “ Tele Sushi” y té verde con miel. Pedro planeaba invitarla a una cenita íntima en un japonés recién inaugurado,  luego unas copitas en un pub de moda, la última  en casita, y .... bueno el no estaba nada mal. Ante la propuesta de ir al ”Mikado lounge”, Laura no pudo resistirse. Por fin llegó el día. Una chica menudita con sonrisa programada les acomodó en una mesa para dos. Había en total una docena de mesas, de las cuales ocho ya estaban ocupadas. Seguidamente, les entregó sendos abanicos de color negro. Pedro se apresuró a decir:
-       Gracias, yo no tengo calor
-       No, señor, no calor, abrir abanico, abanico ser carta para ver comida.
-       Que torpe, sí claro je je...
-       Puedo recomendarle la ternera Teriyakí especialidad del chef
-       Ternera, no, va a ser demasiada carne esta noche je.. je..
A lo que Laura replicó
-       ¿Que quieres decir? Me parece que tienes una gracia un poco patosa
-       No mujer, es una tontería, pide tú que tienes mas costumbre
-       Pues tráiganos un menú degustación, así lo probamos todo
-       Está bien señores, muchas gracias.
Pedro se quedó un poco desconcertado, pensando que había hecho el ridículo. Bajo la vista y bebió un poco de agua. De pronto su cara, experimentó una profunda transformación de sorpresa y angustia. Laura le preguntó asustada.
-       ¿Qué pasa?
-       Habla bajo, pasa que han entrado dos tíos con la cara tapada con una media, que veo una pis... pis... pistola y el otro lleva un cuchillo de monte. ¡No te muevas!.... ni te des la vuelta. Coño... coño... mierda.
De pronto una voz se alzó y gritó:
-       Estén tranquilos, si colaboran no pasará nada, solo queremos los objetos de valor que puedan llevar encima. Si no hacen ninguna tontería nadie saldrá perjudicado. Ahora vayan bajando por la escalera a los aseos y quédense desnudos.
Los gritos empezaron a sucederse.
¡Hay mi cadena de oro!, la que fue de mi madre, a mi no me la quitan, yo me la trago, yo me la trago..
-       Pero que dices, ¡chalada! Te quieres ahogar
-       Yo no me quito la ropa, sinvergüenzas
-       ¡Pilar, guárdate el anillo ahí!
-       Ahí ¿Dónde?
-       ¡Dentro del coño! Joder...
-       ¡Que basto eres! Ni en público te moderas, eres un asqueroso!
-       Dios mío que noche, a mí me da un ataque, ¡Que mala me estoy poniendo! Hay que mala, no puedo respirar.
-       Manolo, Manolo... me he hecho pis, que vergüenza con lo limpia que soy yo.
-       En la cisterna, quita la tapa y vamos ha echar los billetes dentro.
Los atracadores bajaron  con una bolsa de plástico, y pidieron a todos que echaran dentro los bolsos y carteras. Y que se metieran todos en los dos servicios y no salieran hasta pasados diez minutos.
-       Pero si no cabemos, es imposible
-       ¡Ayyyy! Que calor, no se puede respirar, creo que voy a vomitar
-       Ni se le ocurra vomitar
-       Es la última vez que vengo a un sitio pequeño a comer, cuando quieras cenar fuera de casa al “MacDonals”
Pasados diez minutos, fueron saliendo del local. Pedro le dijo a Marta si quería ir a su casa aunque fuera a tomar una tila. Marta le dijo a Pedro que en una larga temporada no saldría a cenar fuera de casa. Un buen video, “Telepizza” y cualquier cosa.     
                                                                                            
Javier Bueno Jiménez               


miércoles, 2 de diciembre de 2015

"LA BAILAORA PEREGRINA" POEMA DE JUAN CALDERÓN MATADOR DE LA TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR, PUBLICADO POR EL PERIÓDICO GUARDAMAR DIGITAL EL (02-12-2015)

(02-12-2015)
LA BAILAORA PEREGRINA                                               Juan Calderón Matador

La noche tejió en su frente
sueños con plumas y alas,
y quiso ser bailaora
cuando la luna le hablaba:

-Será en ciudades remotas,
mas vas a triunfar, muchacha.
Bebe mi copa de almíbar
que es muy dulce y no emborracha.

Y corrieron como niños
los lunares de su bata,
llenándole los volantes
de algarabía temprana.

Antes de cantar los gallos,
de su casa se alejaba
con maleta de ilusiones
que la luna le llenara.

La niña miró hacia atrás,
vio el puente de su Triana,
más tarde miró hacia el río
y se fundió con el agua.

Allí lavó los recuerdos
para que la acompañaran,
y le pusieran jazmines
al óvalo de su cara.

Con su bolsa de quimeras
a enhebrar caminos marcha
con hilo de sueños verdes
bordados de madrugada.

Pero el polvo del viaje,
en la piel, que el sol abrasa,
le fue cosiendo senderos
de sinsabores que matan.

Y bajo un cielo de copla,
la bailaora levanta,
como mimbres cimbreantes,
sus brazos, que son guirnaldas,



donde vienen a posarse
los gorriones del alba,
entre quejíos azules,
y lágrimas de guitarra.


Pregunta el astro nocturno:
-Dime, niña, ¿qué te pasa?
-Que me devora la fiebre,
y enferma estoy de añoranza.

Huele a flores de azahar
el mantoncillo en mi espalda,
el repique de palillos
es un patio con naranjas,

mi peina es el Giraldillo,
Guadalquivir es mi enagua,
y Parque de María Luisa
las palmas que me acompañan,

que cuando quiebro mi talle,
quien se quiebra es la Giralda,
y al hablar mi taconeo
es Sevilla la que habla.

-Niña, llegó tu momento,
ahora estás preparada
para vestirnos de baile
la noche y la madrugada.

La peregrina danzó
al escuchar sus palabras
y de los brazos salieron
el corazón y la entraña.

Al ver tanto poderío,
tanto arte, tanta alma,
tanto sentimiento al aire
naciendo bajo su bata,

las estrellas se asomaron
en el cielo a las barandas,
y luego se hicieron oro
alrededor de su danza.



martes, 1 de diciembre de 2015

BIANCA APARICIO VINSONNEAU DE LA TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR ES ENTREVISTADA EN RTVE 24H. SOBRE SU NOVELA "LAS SOMBRAS DE ÁFRICA"