"DE SEIS A OCHO" (Cuaderno Literario de La Tertulia Literaria de Guardamar)

miércoles, 2 de diciembre de 2015

"LA BAILAORA PEREGRINA" POEMA DE JUAN CALDERÓN MATADOR DE LA TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR, PUBLICADO POR EL PERIÓDICO GUARDAMAR DIGITAL EL (02-12-2015)

(02-12-2015)
LA BAILAORA PEREGRINA                                               Juan Calderón Matador

La noche tejió en su frente
sueños con plumas y alas,
y quiso ser bailaora
cuando la luna le hablaba:

-Será en ciudades remotas,
mas vas a triunfar, muchacha.
Bebe mi copa de almíbar
que es muy dulce y no emborracha.

Y corrieron como niños
los lunares de su bata,
llenándole los volantes
de algarabía temprana.

Antes de cantar los gallos,
de su casa se alejaba
con maleta de ilusiones
que la luna le llenara.

La niña miró hacia atrás,
vio el puente de su Triana,
más tarde miró hacia el río
y se fundió con el agua.

Allí lavó los recuerdos
para que la acompañaran,
y le pusieran jazmines
al óvalo de su cara.

Con su bolsa de quimeras
a enhebrar caminos marcha
con hilo de sueños verdes
bordados de madrugada.

Pero el polvo del viaje,
en la piel, que el sol abrasa,
le fue cosiendo senderos
de sinsabores que matan.

Y bajo un cielo de copla,
la bailaora levanta,
como mimbres cimbreantes,
sus brazos, que son guirnaldas,



donde vienen a posarse
los gorriones del alba,
entre quejíos azules,
y lágrimas de guitarra.


Pregunta el astro nocturno:
-Dime, niña, ¿qué te pasa?
-Que me devora la fiebre,
y enferma estoy de añoranza.

Huele a flores de azahar
el mantoncillo en mi espalda,
el repique de palillos
es un patio con naranjas,

mi peina es el Giraldillo,
Guadalquivir es mi enagua,
y Parque de María Luisa
las palmas que me acompañan,

que cuando quiebro mi talle,
quien se quiebra es la Giralda,
y al hablar mi taconeo
es Sevilla la que habla.

-Niña, llegó tu momento,
ahora estás preparada
para vestirnos de baile
la noche y la madrugada.

La peregrina danzó
al escuchar sus palabras
y de los brazos salieron
el corazón y la entraña.

Al ver tanto poderío,
tanto arte, tanta alma,
tanto sentimiento al aire
naciendo bajo su bata,

las estrellas se asomaron
en el cielo a las barandas,
y luego se hicieron oro
alrededor de su danza.



No hay comentarios:

Publicar un comentario