"DE SEIS A OCHO" (Cuaderno Literario de La Tertulia Literaria de Guardamar)

jueves, 26 de marzo de 2015

"FANTASMAS", RELATO DE BIANCA APARICIO VINSONNEAU DE LA "TERTULIA LITERARIA DE GUARDAMAR" (PUBLICADO EN EL PERIÓDICO GUARDAMAR DIGITAL EL 25-03-2015)



FANTASMAS                                                                       Bianca Aparicio Vinsonneau


   Es media noche y doce silenciosas campanadas resuenan en mi cabeza. El viejo reloj de cuco, regalo de nuestra boda, hace tiempo que se rindió agotado de vivir. Como lo estoy yo ahora. Sentado en el borde de la cama intento calmar el descontrolado temblor que se ha apoderado de mis manos. Muchos lo achacarían a los años, pero yo sé la verdad, es el miedo.
   Siempre temí a los fantasmas, sobre todo a aquellos sedientos de venganza. Durante años te intuí, rondándome. Mientras fui fuerte pude mantenerte alejada, pero has debido adivinar que mi fin se acerca y cada noche me torturas con traviesos susurros que sólo yo escucho, tenues roces en la nuca que me erizan el vello y el rastro de ese olor tuyo que siempre se me pegaba a la piel, ahora más que nunca.
   Te amé hasta la locura, de hecho, jamás dejé de hacerlo. Si todo salió mal, fue tu culpa. Me ponías celoso y desatabas mi ira hasta hacerme perder el control. No encontré otra manera de retenerte a mi lado que no fueran las humillaciones y los golpes. ¿De verdad pensaste que iba a permitir que me abandonaras? Eras mía.
   No pretendía que tu último aliento se escapara entre mis dedos. Mi única intención era retenerte a mi lado, evitar que cruzaras la puerta con tus maletas cargadas de  angustia y rencor. Qué ironía, con tu muerte conseguiste lo que en vida no te quise dar: la libertad.
   No se supo la verdad. Insistí en que me habías dejado y ellos me creyeron. Lo que ignoraba es que junto a tu condena, firmé la mía. Nunca te fuiste de mi lado, te quedaste para atormentarme con tu ausencia. Ahora, tantos años después, cuando el tiempo debería haber difuminado tu recuerdo, vuelves para arrancarme la paz en mis últimos momentos.
   Me sabes viejo y cansado, y te aprovechas. Un crujido a mis espaldas me sobresalta. Creo ver tu esbelta figura, sin que el desgaste del tiempo haya hecho mella en ti. Tu bello rostro vestido con una amarga sonrisa y los ojos brillando impacientes por la tan esperada venganza. Tus brazos se extienden hacia mí para envolverme en un abrazo frío como el acero y me arrastras contigo a las profundidades de las tinieblas.
   Yo me rindo. Al fin entiendo, nunca fuiste mía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario